¿En qué consiste el efecto invernadero?

El llamado efecto invernadero consiste en el calentamiento de la superficie terrestre y de las bajas capas de la atmósfera causado por un exceso de radiación solar, que, al no poder escapar hacia el exterior, queda atrapada provocando un aumento progresivo de la temperatura.

¿En qué consiste el efecto invernadero?

El hombre ayuda a la concentración de los gases

Los gases de efecto invernadero son los que dejan pasar la radiación del sol, pero que absorben las radiaciones infrarrojas regresadas por la superficie terrestre, a las que impiden salir al espacio.

Estos gases están presentes de manera natural, pero el problema inicia cuando, producto de la acción del hombre, incrementa su concentración. Las fluctuaciones de esta concentración pueden ocasionar pequeñas variaciones de temperatura que producen grandes repercusiones en el equilibrio de los ecosistemas.

Los humanos ayudan a que el efecto invernadero tenga un espacio en la Tierra

El cambio climático está cambiando el planeta y los humanos contribuyen diariamente a aumentarlo. En los últimos 100 años, la temperatura media global del planeta ha incrementado 0,7 °C, siendo desde 1975 el aumento de temperatura por década de unos 0,15 °C.

En lo que queda de siglo, según el Panel Intergubernamental del Cambio Climático, la temperatura media mundial aumentará en 2-3 °C. Este aumento de temperatura significaría para el planeta el mayor cambio climático en los últimos 9000 años aproximadamente y será difícil para los ecosistemas y personas adaptarse a este brusco cambio.

¡Las nubes son todo un temita!

El papel de las nubes es crítico; tienen efectos contrarios en el clima. Cualquier persona ha observado que la temperatura desciende cuando pasa una nube en un día soleado de verano, que de otro modo sería más caluroso. En otras palabras, las nubes enfrían la superficie reflejando la luz del sol de nuevo al espacio.

Sin embargo, también se sabe que las claras noches de invierno suelen ser más frías que las noches con el cielo cubierto. Esto es debido a que las nubes también devuelven algo de calor a la superficie de la Tierra.

Si el CO2 cambia la distribución y cantidad de las nubes podría tener efectos variados y complejos en el clima, puesto que una mayor evaporación de los océanos contribuiría también a la creación de una mayor cantidad de nubes.


Deja un comentario

contador gratis